martes, 24 de julio de 2012

Decapar

Tengo en mi casa un piano de los años 20. Es un piano precioso de madera maciza con incrustaciones de nácar en el frontal. Lo compré hace 3 ó 4 años en un rastrillo y estaba hecho polvo. Le habían dado un golpe y tenía roto el lateral. Las teclas están muy usadas e incluso tiene anotaciones a lápiz de algún dueño anterior. A mí que me encanta el reciclaje, le ví rápidamente el lugar en mi salón, por lo que decidí llevármelo.
Tenía unas manchas enormes de haberle dado con betún de judea...el trabajo fue enorme!! Así que lo tuve que decapar del todo que es un arduo trabajo. Luego lo lijé a fondo y más tarde lo tení de un tono que fuí sacando para que no quedara muy oscuro. La parte central donde van las incrustaciones doradas y nácar está teñido en negro y eso lo dejé tal cual. Una vez teñido, le dí un barniz a muñequilla...que le da un aspecto perfecto. Para ello tenéis que utilizar algodón envuelto en un paño ya usado, váis humedeciendo y pasarlo por la superficie de forma rápida, apretando y formando ochos...en otra entrada os lo explicaré detalladamente.




Quedó precioso, parecía nuevo!!! de vez en cuando le doy con cera para nutrir la madera y queda ideal...pero diréis ¿ qué tiene que ver esto con decapar??
Pues como estoy pintando una mesa de centro en blanco...he pensado en decaparlo...o sería un crimen? No sé...por darle otro aire, porque quede menos pesado...por cambiar mi rincón....¿qué harías vosotros??? Estoy en la duda...
Tendría que empezar de nuevo el proceso de coger decapante, ponerme guantes de goma dobles, y dar y retirar con lana de acero....así todo y luego vuelta a la lija y a dejarlo en la madera...luego tapaporos y a darle con blanco...¿quedaría muy angelical y perdería su gran personalidad??...Hoy, como véis no estoy muy decidida...tal vez mañana. Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario